A través de la filosofía del home office, tratamos de trasladar los elementos que componen un espacio de trabajo a una casa sin perder la concentración y el resto de beneficios del trabajo en oficina. Cuando hablamos de oficinas en casa, pensamos en espacios sencillos en los que desarrollar cualquier trabajo. Aunque puede parecer que el hogar no es el lugar adecuado para desarrollar las funciones de la alta dirección, lo cierto es que puedes disponer de un despacho ejecutivo en casa si sabes qué elementos necesitas.

Y es que la flexibilidad y los beneficios del teletrabajo no están reñidos con la responsabilidad y el volumen de trabajo de los puestos ejecutivos. En este post, te mostramos cómo crear tu despacho de dirección en casa para encontrar el equilibrio perfecto entre teletrabajo y productividad.

¿Qué muebles son imprescindibles en un despacho de dirección en casa?

Cuando nos imaginamos un despacho de dirección, lo primero que se nos viene a la cabeza es un sillón ejecutivo. Este es un buen punto de partida para comenzar a configurar el espacio. En nuestra tienda online encontrarás CRON, que combina los beneficios de una silla operativa con el confort que ofrece un sillón ejecutivo. Su elegante silueta contrasta con la ligereza de sus líneas, convirtiéndolo en una pieza atemporal en la que la gran protagonista es su funcionalidad. El asiento incorpora el mecanismo Air Confort System, que mejora la distribución de la presión durante la sentada

La mesa de un despacho de dirección en casa debe ser amplia, con espacio suficiente para poner el ordenador y sus accesorios, el material de oficina y además, poder escribir notas a mano. Una buena opción puede ser optar por una mesa ligera con un diseño sencillo y elegante como Longo. Fabricada con materiales de alta calidad, como el tablero de formaldehído, patas en aluminio o madera y marco perimetral pintado en epoxi. Encaja tanto en estancias con muebles de oficina clásicos como en aquellos más modernos

Otro elemento a tener en cuenta en un despacho ejecutivo son los auxiliares. Recibir visitas y albergar reuniones son dos aspectos que no solo se pueden hacer en la oficina. Para poder llevarlos a cabo cómodamente en casa, debes tener los muebles para despacho de dirección adecuados: sillas auxiliares que se puedan transportar fácilmente y sean confortables, y mesas auxiliares altas o bajas en las que depositar documentos e incluso, poder trabajar fácilmente.

También te recomendamos contar con un sillón confortable, en el que puedas disfrutar de momentos de descanso sin perder el foco. Estos pequeños momentos favorecerán la creatividad y te ayudarán a despejar la mente de los problemas que pueden surgir durante la jornada de trabajo. Noom es una butaca de inspiración vintage que se adapta a entornos de alta decoración. La forma del asiento y el reposabrazos ergonómico recoge el cuerpo y aporta una gran sensación de bienestar en todo momento.

Por último, otra pieza que no puede faltar en tu despacho ejecutivo en casa es una estantería o buck. Estas soluciones de archivo te permitirán tener tus documentos seguros y accesibles mientras trabajas en casa.