Las alfombras son una tendencia que ha llegado para quedarse gracias a la multitud de ventajas que reúnen: son un buen aislante térmico y acústico, su polivalencia hace que encajen en interior y exterior, y existen una gran variedad de diseños que aportan un toque de color y elegancia.

En nuestra constante apuesta por la innovación y la sostenibilidad, en ACTIU contamos con alfombras de material PET como Terra. Este tipo de alfombras ecológicas están fabricadas con botellas de plástico 100% reciclado y procesado para conseguir un acabado de alta calidad. 

¿Qué es el material reciclado PET?

Las siglas PET significan “Polietileno Tereftalato” y definen a un polímero plástico que se elabora a partir de la combinación de moléculas de ácido tereftálico y monoetilenglicol. 

El resultado es un material que cuenta con una amplia cantidad de propiedades que lo convierten en perfecto para fabricar envases, textiles e incluso lámparas:

  • El PET destaca por su gran dureza y rigidez. Su resistencia al desgaste, los impactos y la rotura es muy alta. Los productos elaborados a partir de este material cuentan con una gran vida útil.
  • Es transparente y cristalino, aunque también puede tintarse, por lo que se convierte en una opción muy versátil para fabricar ropa o alfombras.
  • Es ignífugo y no tóxico, lo que le confiere un plus de seguridad y se convierte en una ventaja respecto a otros plásticos.

Por supuesto, gracias a su composición, el PET es un plástico sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Es muy fácil de reciclar y se puede reutilizar un número de veces considerable, lo que reduce el consumo de energía destinado a la producción de nuevo plástico y reduce residuos.

Alfombras PET, ideal para las alergias al polvo y a los ácaros. Decorar tu casa con seguridad

Una de las características de las alfombras es su capacidad para atrapar el polvo en suspensión. Aunque contribuye a reducir las partículas de polvo suspendidas, la concentración puede convertirse en un problema para las personas alérgicas. 

Con una alfombra PET podrás disfrutar de cualquier estancia de tu hogar, en interior o en exterior, en compañía de tus mascotas o en familia sin preocuparte por las alergias. Son hipoalergénicas porque no tienen pelo, por lo que el polvo que se acumula en ellas es mucho menor que en las alfombras de pelo convencionales. También se reduce la concentración de ácaros, ya que no les llega alimento y no pueden sobrevivir.

Además, las alfombras elaboradas con PET son fácilmente lavables y resistentes. Podrás eliminar el polvo y los ácaros que tengan con regularidad sin dañarlas.

Material PET, fácil limpieza y mantenimiento

El PET cuenta con la ventaja de que sus fibras no absorben los líquidos, con lo que la suciedad no penetra el tejido de la alfombra. Su limpieza y mantenimiento es muy sencillo, lo que te permite contar con una alfombra que te durará mucho tiempo en perfecto estado, incluso en el exterior.

Podrás limpiar tu alfombra de PET con agua y jabón neutro con regularidad. De esta forma, siempre estará limpia y no se concentrará el polvo ni los ácaros. Incluso puedes utilizar una manguera si la limpias o la utilizas en el exterior.

Si cae una mancha en tu alfombra de PET, es fundamental que limpies la mancha antes de que se seque. Para ello, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • En caso de que sea necesario utilizar un productos específicos, pruébalos antes en una zona poco visible de la alfombra para asegurarte de que no dañará el color.
  • Este tipo de producto nunca se debe aplicar directamente sobre el material PET, sino sobre un paño limpio. 
  • Cuando lo tengas listo no frotes la mancha con el paño, presiónala para eliminarla. Así evitarás que se extienda.

En la medida de lo posible, seca tu alfombra tras lavarla. Recuerda que el PET no se daña con la exposición al sol, por lo que puedes tenderla en el exterior.

Cómo combinar las alfombras con el resto de muebles

Para que tu alfombra combine con el resto de muebles y la decoración de tu casa, debes tener dos aspectos en cuenta: que las medidas y posición se adapten al espacio disponible, y que el diseño encaje con el estilo de la habitación.

Si quieres colocar una alfombra en la sala de estar, lo recomendable es que su longitud sea 30 cm mayor que la del sofá. Puedes colocarla justo delante de él, y poner encima una mesa de centro como la mesa auxiliar Bend. Si tu salón incorpora comedor, la alfombra se convertirá en tu aliada ideal para delimitar ambos espacios.

En los dormitorios, las alfombras te ayudarán a mantener una temperatura agradable. En los dormitorios de grandes dimensiones, las alfombras se suelen colocar debajo del último tercio de la cama para darle más amplitud visual y aislar la estancia del frío y el ruido. En dormitorios más pequeños lo recomendable es utilizar dos alfombras de tamaño más reducido a los lados de la cama. De esta manera se crea un marco visual en armonía con el resto de mobiliario.

Si necesitas equipar tu home office, la alfombra PET de ACTIU te ayudará a obtener un ambiente más cálido y confortable para trabajar, siendo además un complemento que combinará perfectamente con la decoración de la estancia. 

En cuanto al diseño, las alfombras PET se pueden utilizar con dos propósitos: continuar con la línea estética de la estancia o romper completamente con ella y convertirse en un elemento diferenciador en la decoración de tu casa. Para ello, en ACTIU te ofrecemos alfombras con ribetes en distintos colores.

Y recuerda, con las alfombras PET de ACTIU estarás ayudando al planeta al estar fabricadas con un material sostenible y reciclado.