store@actiu.com+34 966 543 112(L-V 08:30 - 13:30h)
¡Envío gratuito a Península y Baleares!

Ventajas de una silla de oficina con certificado de uso 24 horas

Ventajas de una silla de oficina con certificado de uso 24 horas

Una silla de oficina es hoy en día un elemento indispensable en cualquier oficina. Con jornadas que requieren cada vez más horas delante de un ordenador, las sillas de oficina 24 horas se convierten en un aliado perfecto para la salud y el bienestar de los trabajadores.

Ventajas de una silla de uso intensivo

1. Aporta comodidad. Lo más esencial de una silla de oficina de uso 24 horas es que brinda la comodidad necesaria para pasar largas jornadas laborales. Las características esenciales de estas sillas hacen que el cuerpo se encuentre en una postura cómoda en todo momento, garantizando el bienestar del usuario.

2. Cuida de nuestra salud. Como resultado de una mala postura y de permanecer mucho tiempo sentado en una silla incómoda, pueden aparecer dolores lumbares, de cuello o de trapecio e incluso desarrollar el Síndrome del Túnel Carpiano. Incorporar una silla de uso intensivo en nuestra oficina ayuda a evitar y a prevenir estos tipos de dolencias y lesiones.

silla de uso intensivo


3. Aumenta la productividad. El confort que supone trabajar en una postura correcta repercute positivamente en la consecución de las tareas diarias. De esta forma, tener una mayor comodidad se convierte en una mayor motivación y energía para el empleado, lo que se traduce en un aumento de productividad.

4. Mayor calidad. Tanto el tiempo empleado en la investigación y diseño, como los materiales utilizados para la fabricación de una silla de oficina de uso 24 horas, convierten a este elemento en una pieza de mayor calidad y una durabilidad superior a las sillas convencionales.

5. Ahorro. En un principio puede que esta ventaja no se llegue a apreciar, pero en el largo plazo, adquirir una silla de uso intensivo supone un gran ahorro al mantener una buena saludo del trabajador. Por otro lado, al estar fabricada con materiales de alta calidad, si se realiza un correcto mantenimiento, tendrá una vida útil más larga que otro tipo de silla.


ajustar silla oficina

¿Qué características debe tener una silla de oficina 24 horas? 


A la hora de elegir una silla de oficina 24 horas, es importante fijarse en una serie de características que garanticen el confort.

Por un lado, el asiento debe ser regulable, tanto en altura como en profundidad, para que pueda adaptarse al cuerpo del trabajador. Además de esto, debe permitir reclinarse y adoptar una posición de  balanceo. En definitiva, el diseño debe adaptarse a las formas del cuerpo y a su movimiento natural.

Los materiales con los que se fabriquen estas sillas de uso intensivo deben garantizar la transpiración del cuerpo para que no se acumule el calor y permitan al trabajador estar fresco.

Por otro lado, una silla de oficina 24 horas debe contar con reposabrazos que permitan regularse en altura y en distancia entre brazos. Además, estos deben poder regularse hacia delante y detrás para ajustarse a la longitud del brazo.

Un buen ejemplo de silla de uso intensivo es el modelo TNK Flex de ACTIU con certificación 24 horas, así como TRIM. Su diseño permite un movimiento libre del cuerpo que ayuda a combatir la fatiga y a mitigar los esfuerzos realizados.


silla de oficina

¿Cómo ajustar una silla de oficina 24 horas? 


Para poder realizar un correcto uso de la silla de oficina, es necesario ajustarla a la persona y al entorno. Estos son los aspectos fundamentales a tener en cuenta para ajustar una silla de oficina 24 horas:

1. Regular la altura. Si el escritorio en el que trabajamos no es regulable en altura, tendremos que adaptar la silla a la mesa. La altura idónea se alcanzará cuando los brazos se apoyen formando un ángulo de 90 grados en la mesa.
Si por el contrario la mesa es elevable, tendremos que regular la silla de forma que los pies toquen el suelo y las piernas marquen un ángulo de 90 grados.

2. Inclinar el respaldo. La silla debe ofrecer un grado de inclinación de unos diez grados como mínimo para poder cambiar la posición dependiendo de las tareas.

3. Ajustar la profundidad del asiento. Para que la circulación sanguínea sea buena, debe existir un espacio de unos cinco centímetros entre la parte posterior de la rodilla y el asiento. Para ello, deberemos ajustar la profundidad del asiento con la espalda completamente apoyada.

4. Adaptar los reposabrazos. Esta es una pieza clave para evitar dolor de hombros, por lo que tendremos que adaptarlos hasta conseguir un ángulo de 90 grados que alivie la tensión.

5. Adecuar la altura del respaldo. El refuerzo lumbar de la silla de uso intensivo tendrá que situarse en la zona entre la tercera y cuarta vértebra.

Buscar nuestro sitio

Carrito de compra

Español es